vídeos ESCONDIDOS


Me pasó en Veracruz



Hola amigos, les voy a contar lo que me sucedió recientemente.

Empezaré por decirles que soy un hombre casado de 35 años hetero (bueno al menos eso creía yo) aunque siempre que leía los relatos gay sentía una sensación muy rara al leer como narraban sus sensaciones al ser penetrados por esas vergas que ellos describían enormes, calientes, gruesas, duras en fin que yo me preguntaba que se sentiría si sería algo agradable o doloroso pero no me hacía a la idea de ser penetrado por otro hombre.

Bueno lo que les quiero contar es lo siguiente. En febrero un amigo mío que es de Veracruz México me invitó al carnaval de su ciudad también en Veracruz diciéndome que se ponía muy bueno el ambiente que habría muchos bailes desfiles y mucho ligue que las mujeres eran muy hermosas y en esos días especialmente cooperativas sobre todo con los turistas yo me emocione y ni tardo ni perezoso dije que sí y nos fuimos al famoso carnaval sin imaginarme lo que me pasaría allá.

Cuando llegamos mi amigo que por cierto se llama Rubén me llevó a recorrer la ciudad y el ambiente era festivo chicos y chicas muy alegres la mayoría con disfraces de todos tipos sobresaliendo los travestis que se veían muy sexy con esos trajes de plumas y lentejuelas y con unos cuerpos que muchas mujeres envidiarían al ver mi admiración por ellos. Mi amigo me dijo que si quería me llevaba a un lugar donde se vestían ellos le dije que si y fuimos para allá el lugar era como los camerinos de los teatros con cientos y cientos de trajes de todos tipos y un salón de maquillaje enorme me presentó con el maestro que estaba a cargo un tipo muy buena onda se llamaba Mario. Este me pregunto si quería participar en el desfile vestido de mujer yo me sorprendí por la proposición y le dije que no .Mi amigo me dijo que me animara que él también participaría Mario me dijo sí que yo tenía un buen cuerpo y que me vería muy bien vestido de mujer que el me arreglaría y que si no me gustaba como quedaba total no pasaba nada no participaba. Y después de pensarlo un poco dije:

- ¿Porque no?
- Que bien, dijo Mario, veras que no te vas a arrepentir. Solo vayan a comprar ropa interior por que esa por higiene no tenemos aquí. Fuimos a comprar la ropa a una tienda de lencería y la chica que nos atendió nos hizo algunas bromas cuando pedimos unas tangas y unos bra nos pregunto que talla y le dijimos que eran para nosotros y entre risas y bromas nos mostró varias escogimos unas muy sexis y regresamos con Mario.

Bien dijo Mario lo primero será afeitarles las piernas quítense la ropa y llamó a sus asistentes, que por cierto eran travestís, nos acostaron en unos divanes y empezaron a untarnos crema de afeitar en las piernas. La chica (eso parecía) que me toco a mí tenía como 20 años, unos pechos hermosos, no de gran tamaño pero muy lindos que se le notaban traía una camiseta ombliguera muy delgada y unos pantalones cortos muy ajustados con un culo redondito y paradito morenita y muy bonita.
Al sentir sus manos acariciando mis piernas con tanta suavidad empecé a sentir un calorcito muy rico. Cuando terminó con mis piernas me dijo que me iba a afeitar los testículos y el pubis para que la tanga se me viera bien y empezó a acariciarme con mucha suavidad inmediatamente empecé una erección ella sonrió y siguió en lo suyo yo cerré los ojos y me deje hacer. Con una mano tomó mi pene completamente erecto mientras con la otra me afeitaba suavemente los testículos lentamente empezó un movimiento de sube y baja en mi pene que sensación tan rica me acariciaba ya con las dos manos, muy descaradamente me estaba masturbando de pronto sentí su boca en mi pene y recordando donde y con quien estaba abrí los ojos sobresaltado solo para ver que ya se había quitado la poca ropa que llevaba quedándole solo una pequeña tanga negra .Avergonzado voltee hacia donde estaba mi amigo solo para ver que a él la “chica” con la que estaba también le estaba dando una gran mamada.

Irene (que así se hacía llamar) la que estaba conmigo me dijo que no me preocupara por los demás que ellos estaban en lo suyo y nuevamente tomo mi pene y se lo llevó a la boca y siguió dándome una gran mamada que delicia sentir su cálida boca tomaba la cabeza y lentamente se lo iba introduciendo hasta que desaparecía todo yo sentía como llegaba hasta su garganta se lo sacaba y otra vez se lo metía cada vez más rápidamente yo estaba ya de lo más caliente y le empecé a acariciar los pechos a jalarle los pequeños pezones .Luego metí mi mano bajo su tanguita y la retiré rápidamente, al sentir un duro y enorme miembro. Ella me dijo que le acariciara el culo lo que hice de buen grado ya que estaba muy caliente que suaves y redonditas nalgas tenía le toqué el ano y suavemente le introduje mi dedo y empecé un mete y saca que la hizo retorcerse de placer mientras seguía mamándome con gran voracidad yo ya no aguantaba más y le dije que la quería penetrar. Me dijo que encantada y soltó mi pene se subió al diván y se puso en cuatro mostrándome su culito que se veía sensacional. Inmediatamente me le monté puse la punta de mi pene en su hoyito y de una sola embestida se lo metí soltó un gritito de placer mientras yo le mordía las orejas y le masajeaba las tetas. Caramba que apretadito tenía el culo cada que llegaba yo al fondo me lo apretaba como no queriendo dejarlo salir.

- Que buena estás cabrona puta, le decía. Trágate toda mi verga si papacito soy tu puta cójeme duro rómpeme el culo por favor así papacito así, me decía mientras se movía hacia atrás para ensartarse más en mi verga.
- Que rica la tienes mi rey que rica ya no aguanto échame tu leche amor inúndame mi culo con tu lechita ya mi vida ya, ya mi cielo, yo no aguanté más y aferrándome a sus caderas empecé un metisaca frenético.
- Ya mi puta ya quieres mi leche tómala es toda tuya toda tuya mi putita y clavándosela hasta el fondo me vacié en ese culo tan rico así papito así así!

Me quede adentro un buen rato hasta que se me puso flácida Irene se la saco del culo y la empezó a chupar.
- Te la voy a dejar limpiecita mi amor, me dijo, y me la siguió chupando hasta que me vine en su boca y trago todo mi semen ahora si papi ya estas listo me dijo se fue.
Me quede pensando en lo que había pasado era la primera vez que tenía una experiencia homosexual y confieso que me gusto me gusto mucho es la verdad.

Mi amigo también acababa de hacer lo suyo y des pues de bañarnos nos presentamos con Mario.

- Bueno a vestirlos y maquillarlos, dijo

Yo me puse mi tanga y unas medias negras luego mientras me pegaban unos postizos en los pechos. Mario buscó un vestido para mí éste te quedará de maravilla me dijo y se dieron a la tarea de peinarme maquillarme depilarme en fin todo eso que les hacen a las mujeres para que queden guapas no dejaron que me viera en el espejo hasta que hayamos terminado dijeron y después de dos horas mas o menos me pusieron el bra el vestido y unas zapatillas un poco altas, por cierto.

- Ahora si querida estás lista.

Me llevaron a un espejo de cuerpo entero mírate por poco me desmayo la imagen que me devolvió el espejo era la de una mujer de unos veintiocho años delgada con unos pequeños pero redondos pechos unas estrechas caderas un pequeño pero bien formado trasero (no me había dado cuenta que lo tuviera así de redondito), unas largas piernas con un lindo vestido semi transparente. Un poco más arriba de media pierna ligeramente escotado que dejaba ver el nacimiento de un par de senos que no se notaban falsos una cara fina bien maquillada con uno labios sensuales y unos ojos negros con unas largas pestañas y bien delineadas cejas con el pelo sobre los hombros bien peinado (siempre he usado el cabello largo). Santo cielo exclame esa soy yo no lo puedo creer dije pues créelo querida dijo Mario esa eres tú.

Rubén mi amigo también había sufrido una transformación ahora era una menudita chica de treinta años con una mini falda una blusa transparente que dejaba ver un par de hermosos pechos. - Vaya, dije, hasta siento ganas de enamorarte le dije en son de broma lo mismo digo yo me dijo estás buenísima jajaja nos despedimos de Mario después de agradecerle lo que había hecho por nosotros y salimos a la calle nos sentíamos un poco turbados al principio al ver como nos veían los hombres pero luego nos acostumbramos y nos fuimos a divertir ya en la noche fuimos a un bar a tomar una copa y ahí estábamos sentados cuando se acercaran cuatro hombres.

Por su aspecto se veía que eran lugareños pescadores seguramente y nos dijeron que si se podían sentar con nosotras. Les dijimos que sí pero que éramos hombres y les explicamos de que se trataba y dijeron que estaba bien que no había problema. Empezamos a platicar y a tomar algunas copas como la mesa era pequeña estabamos muy juntos. Rubén y yo en medio de dos de ellos cada quien de pronto el que estaba mi derecha un hombre como de cuarenta años moreno muy fuerte puso su mano sobre mi pierna. Yo sentí como una descarga eléctrica y retiré su mano, él solo me vio y no dijo nada. Al rato el de mi izquierda un joven como de veinticinco años, muy apuesto por cierto, también puso su mano en mi pierna se la retiré pero él volvió a ponerla y empezó a acariciarme. Volví a sentir un cosquilleo por todo el cuerpo y ya no hice por retirarle la mano después de un rato dijeron que si queríamos ir a otro lugar y dijimos que sí.

Nos llevaron a una pequeña cabaña a orilla del mar y sacaron una botella de tequila y brindamos pusieron música y dijeron que bailáramos y así estuvimos un buen rato yo me sentía feliz y no se si sería por como nos trataban o por las copas pero yo me sentía realmente como una mujer en un momento que estabamos sentados. Uno de los hombres Raúl se llamaba, me paso un brazo sobre los hombros y me dijo al oído que le gustaba mucho, mientras con la otra mano me acariciaba las piernas. Yo sentí como una descarga eléctrica por todo mi cuerpo cuando me empezó a besar el oído y el cuello. Le dije que parara que yo no era gay que me había vestido de mujer como broma, pero el no hizo caso y siguió besándome y acariciándome. Traté de resistirme pero la sensación que sentía era deliciosa y me deje llevar. Nos pusimos de pie y él se puso a mis espaldas muy pegadito y sentí en mis nalgas su pene erecto mientras me besaba y mordisqueaba las orejas y el cuello me acariciaba las piernas y las nalgas yo ya no sabía que hacer me había dejado llevar a un juego del que sabía no había retorno.
Me llevó a un sofá y me recostó en el se me subió y me beso en la boca introduciendo su lengua mientras me quitaba el vestido me despegó los pechos postizos y quede solo con la minúscula tanga. Me besaba y mordisqueaba los pezones, el cuello, el ombligo me arrancó la tanga y me empezó a besar el pene me levantó las piernas y pasó su lengua por mi ano me mamaba los testículos y el pene pero para mi sorpresa no se me paraba.
Al contrario se me encogía como cuando hace frío. Empecé a sentir que realmente era una mujer y que me estaba mamando mi vagina y besando mi ano que sensación tan rica me soltó y se desvistió y pude ver su pecho enorme cubierto de bello sus fuertes brazos y su pene erecto con dos enormes testículos.

- Que vista tan maravillosa.

Me dijo que lo besara y así lo hice besé su pecho su vientre mientras tomaba su pene. Que grande que duro y caliente esta. Dijo que se lo mamara pero le dije que no, no me hacía a la idea de tenerlo en la boca.

- Está bien, me dijo y me abrazo por la espalda volví a sentir su pene en mis nalgas pero ahora sin nada de por medio. Que duro y caliente estaba. Me volvió a besar y a acariciar mientras me tallaba su pene en las nalgas.

- Ponte en cuatro arriba del sillón, me dijo.

Yo sentí miedo al saber lo que vendría pero lo deseaba y me acomode en el sillón ofreciéndole mi culo el cual empezó a besar y llenar de saliva. Yo sentía la gloria de pronto puso su dedo en mi ano y me lo metió

- ¡Ay! grite.
- Eres virgen mamacita, me dijo, así me gustan dijo yo te voy a romper ese culito te voy a hacer gritar de placer putita ya lo verás.

Me tomo de las caderas y puso la punta de su pene en la entrada de mi culo y empezó a empujar. Yo sentía como aquel enorme trozo de carne luchaba por entrar en mi culo pero no entraba.
Raúl me dejo y fue por un tarro de lubricante y me embarro el culo y me metió otra vez el dedo.

- Mmm, dije esta vez ya no me dolió. Volvió a poner su pene en mi entrada y empujó
- ¡Ayyyy! grite al sentir como su cabeza entraba en mi culo. Sentí un ardor terrible
- ¡Sácamela! Por favor.

Raúl obediente me la sacó.
- Ya amorcito, me dijo calma, te pondré más lubricante y me untó otra vez el ano mientras metía y sacaba su dedo - Mmm, gemía yo.
- Así mi putita, decía Raúl, suavecito al tiempo que metía otro dedo mi ano se empezó a dilatar y ya no me dolía. Tanto empecé a experimentar un gran placer así papito así decía yo que rico se siente y él metía y sacaba sus dos dedos rápidamente de mi ano.
- ¡Ay! que rico siento papi ¡que rico! ¿Ya quieres mi verga? Preguntó Raúl.
- Sí papi dámela la quiero dije el volvió a apuntar su verga a mi ano y empujo esta vez ya no hubo resistencia. Sentí como entro su cabeza.
- Mmmm, volví a gemir.Raúl se detuvo.
- Te duele, pregunto.
- Solo un poco pero sigue, le dije. El empujó un poco más.
- Mmm gemí otra vez. El se detuvo.
- Sigue papi sigue dije métemela toda, toda mi amor me tomo con fuerza de la cadera. De un solo empujón me la metió toda
- ¡Ayyy! Grite al sentir como ese enorme trozo de carne me llenaba las entrañas ¡aaay! Sentí un dolor intenso en el ano y en vientre ¡ay dios mío! Me haz partido.
- Tranquila mi putita, dijo esto apenas empieza de un tirón me la saco sentí un gran alivio pero solo fue momentáneo ya que inmediatamente me la volvió a meter toda de un empujón.
- ¡Ay! Grite al volver a sentir mis entrañas llenas con aquel tremendo falo ¡ay! Que dolor dios mío me muero, otra vez lo sacó y otra vez lo volvió a meter. Sentí que mis piernas temblaban y todo mi cuerpo se aflojaba con aquellas embestidas lentamente el dolor cedió y empecé a sentir un placer inmenso. Era delicioso sentir aquel duro y caliente pene entrar y salir de mí.
- ¿Te gusta putita?
- Síííí papito me encanta sigue dame duro papi dame duro.

De pronto frente a mí se paro el más joven de ellos un chico como de veinte años estaba desnudo tocándose la verga. Una verga enorme como de veinte centímetros en la posición en que yo estaba me quedaba justo frente a la cara me la acercó y dijo mámamela ¡noo! Dije pero el me tomo de los cabellos y me la puso en la boca.
- Abre la boca puta, me decía.

Al tiempo que trataba de metérmela en la boca ábrela obedecí y por primera vez probé el sabor de un pene estaba caliente y dura con un sabor raro pero no desagradable. El chico se quedó quieto y los empujones que Raúl me daba hacían que me fuera hacia delante y la verga del chico me entraba casi hasta la garganta ¡aghhh! Que placer estar lleno por dos deliciosas vergas Raul me golpeaba las nalgas con saña.
- Te gusta puta decía te gusta ¡mju! Pujaba yo me voy a vaciar en ti puta te voy a llenar el culo de leche mi putita decía Raúl. Al tiempo que empujaba duro mi culo haciendo que me tragara toda la verga del chico toma mi leche puta tómala toda toda sentí como me llenaba de leche caliente las entrañas que placer sentí mientras el joven me tomo del cabello y empezó a meter y sacar su verga de mi boca la sentía yo hasta la garganta sentía que me ahogaba.
- Te voy a llenar de leche me decía me voy a venir en tu boca puta mámamela mámamela puta, y sin más se vino en mi boca arrojando chorros de leche que casi me ahogaban. Quise escupirla pero no pude el joven me la empujó hasta la garganta y me trague lo más que pude pero algo se escurrió ya que aquel muchacho me echaba chorros y chorros, creí que sabría mal pero no su sabor era un poco fuerte pero sería por la calentura o no sé pero me supo rica.

Que locura tenía el culo y la boca llenos de leche después de unos momentos me la sacó de la boca al mismo tiempo que Raúl me la sacaba del culo todavía dura sentí como escurría su semen por mis muslos mojando mis medias. Me toqué el ano y lo sentí muy suave y mojado y note que me podía meter tres de mis dedos gracias eso estuvo maravilloso les dije. Mientras me sentaba en el sofá al ver hacia el centro del cuarto vi a mi amigo Rubén estaba a cuatro con su faldita enrollada en la cintura mamándosela al tipo gordo que estaba tirado de espaldas en el suelo mientras el moreno alto lo tenía bien ensartado por el culo se notaba que estaba gozando lo mismo que yo acababa de gozar.

El joven me dijo yo también quiero probar tu culito y sin más me tomo de las piernas levantándomelas al tiempo que las separaba de modo que mi culo quedo justo frente a su verga que otra vez estaba erecta la apunto a mi ano y la empezó a meter. Yo podía ver como iba entrando esa hermosura en mi aún dilatado ano
- ¡Ay papito que rico! Exclamé cójeme métemela toda mi amor toda por favor de un empujón me la metió toda ¡mmm! Gemí de placer al sentir como me llegaba hasta las entrañas el joven empezó un lento metisaca que me volvía loco de placer así papacito así dale duro a mi culo es tuyo todo tuyo mi amor se tiro sobre de mí para besarme el cuello los oídos y la boca. Yo lo abracé de la espalda y también le besaba.
- Si papi bésame cójeme soy tuya mi amor toda tuya que rica verga tienes me llenas toda. El empezó un metisaca frenéticos y su vientre le daba masaje a mi pene y a mis testículos que placer experimentaba imaginaba que yo era en verdad una mujer y que esa verga no estaba en mi ano sino en mi vagina ¡así mi amor así que rico! El joven me mordía las orejas y los labios con fuerza haciendo aumentar el placer que sentía.
- Zorra eres una puta una deliciosa puta, me decía, mientras aumentaba el ritmo de su metisaca me voy a venir ya te voy a llenar el culo de leche putita si papi vente ya dame tu lechita tan rica lléname mi culito contesté al sentir que yo también me iba a venir dame duro papi duro así mi amor así llename llename de leche mi macho mi hombre mi cielo así así ¡aghhh! Exclame al sentir chorros de leche salir de pene y chorros de leche llenar mi culo.
-Que rico papi que rico, le decía mientras le apretaba la cintura con mis piernas recibiendo en mis entrañas todo el jugo de aquella hermosa verga . Después de un rato de estar en esa posición y ya que la verga del joven se puso flácida nos separamos y en agradecimiento a lo que me había hecho gozar se la mamé otra vez tomando hasta la última gota de leche dejándosela limpiecita gracias papi le dije me has hecho muy feliz.

Espero les haya gustado mi relato si alguien quiere ponerse en contacto conmigo para algún comentario o lo que sea esta es mi dirección patatasjoe arroba hotmail.com





Una vida morbosa



Durante ese curso seguí viéndome con Gómez, bastante a menudo, aunque me dí cuenta que ansiaba algo más. Me lo monté con otro compañero de apellido Carvajal; éste tenía más polla, pero era más recatado, sólo admitía el pajeo, por lo que al no poder mamársela lo dejé estar.

Así pasé este curso, nos ponemos ya en 1971, iniciando el 5º curso de bachillerato. Me gustaban las chicas, pero me lo hacía con los chicos.

En éste curso tuve 2 relaciones más. Hay que tener en cuenta que después de mi paja pública, yo ya estaba marcado, y quien más quien menos ya imaginaba que no me desagradaban los pollas. En esta curso me senté al lado de un tal Carlos Q., Y nos liamos a hablar de las pajas y tal, y nos quedamos de acuerdo en enseñarnos las pollas.

Como quiera que sus padres regentaban un bar, su piso quedaba libre al mediodía. He de recordaros que mi polla en erección mide unos 18 cm., lo cual, no es un tamaño grande pero tampoco es pequeño. Aclarar que mi polla la tengo un poco torcida a la izquierda; debe ser por eso que cuando tengo delante de mí una bien recta, se me hace la boca agua. Fuímos un día a su casa al mediodía, y al estar solos pudimos hasta desnudarnos completamente. Era la 1ª vez que tenía un tío en pelotas delante de mí. Era como yo de alto, 1,73m aproximadamente, bien formado y un poco más corpulento. Yo en aquella época pesaría unos 63 kg, él estaría por los 70kg., una polla de unos 16 cm igual de gorda que la mía, y unos cojones como siempre más grandes. Eso sí, podía el tío tener la polla tiesa muchísimo rato sin desenpalmarse, y una capacidad increíble para aguantar sin correrse,por lo que tenías que machacarte para hacerle pajas, aunque de todas maneras el prefería no correrse. Creo que se sentía superior viendo mi poca capacidad de aguante comparada con la suya. La verdad es que tenía una polla hermosa y yo me corría pajeandome mientras se la miraba. Después de vernos algunas veces, me dijo que eso mismo lo había hecho con otro compañero, de nombre Guillermo, y con un apellido francés muy curioso. Sé que voy dando pistas, pero tengo ganas de dar un dato cierto y revelador: el colegio al que íbamos era la Academia Alvarez de la calle Princesa de Barcelona. Habló Carlos Q. con Guillermo, y un día quedamos los 3 al mediodía y fuímos los 3 a casa de Carlos Q.. Una vez allí sacamos unas revistas pornos de tías para calentarnos, yo seguí la corriente haciendo creer que estaba muy interesado en las revistas, pero mi anhelo era ver a Guillermo en pelotas. Era él un poco más alto que yo 1,75m y algo más corpulento, le calculo unos 68 kg.. Cuando se desnudó pensé “ joder que bueno está”, su polla como la mía quizás un cm. más larga, pero más fina, eso sí recta y tiesa. Sus huevos grandes, colgando, ummmm.

Una vez desnudos, empezamos a tocarnos los 3. Me las ingenié para tomar la iniciativa y ser yo el que los tocara. Sabia que Carlos Q. no quería que se la mamara completamente, por lo que cogí la polla de Guillermo, y empecé a darle de arriba abajo lentamente, y aumentando el ritmo poco a poco. Como el estaba de pié me fui agachando poco a poco, y con la excusa de acercarme para acariciarle los huevos con una de mis manos, me metí su polla en mi boca, y empece a lamer y chupar con ansia. Escuché la voz de Carlos Q. que decía “vaya mariconazo que está hecho el tío, desde que está mamando se le ha puesto la polla más dura”. Por suerte Guillermo, no se negó a mis caricias, mientras que yo empecé a pajearme con una de mis manos. Al cabo del rato, noté que Guillermo empezaba a suspirar y a murmurar cosas como el hecho de la excelente mamada que le hacia, por lo que presentí que se iba a correr, lo cual hizo con un gemido ronco y un gran chorro de leche que chocó contra mi paladar, al cual siguieron 4 o 5 más, sintiendo pmi boca inundada, por lo que tuve que dejar escapar algo de leche por las comisuras de mi boca. Guillermo me dijo: “ Sigue, no pares que lo haces muy bien, ya te diré yo cuando tienes que hacerlo”. Así estuve un buen rato haciéndolo, parecia que nunca terminaba de salir. Como había dejado de pajearme, Carlos Q. se acercó por detrás de mí, se arrodilló, se apoyó en mi espalda para sujetarme y empezó a pajearme desde atrás. Al notar al contactó de otra mano en mi polla, y de su polla rozando mi ano, empecé a gemir y a correrme al cabo de medio minuto, mientras Carlos Q. se reía de mí “Que poco aguanta, cuando tiene un rabo cerca se deshace". Tenía razón, pero de eso hablaremos en el siguiente capítulo siguiente.

Como siempre os invito a que me déis vuestra opinión, y si hay alguien con gustos y experiencias similares a los míos le invito a intercambiar información, tanto seáis hombres como mujeres. Si hay alguien de Barcelona, también lo agradecería, ya que habría posibilidad de concernos personalmente.

Mi email, lo recuerdo es : mister_hydesanchez ( arroba ) hotmail.com

 

Ayuda moral para mi sobrino


Mi sobrino tiene 18 años, existe una gran confianza y afecto mutua para conmigo, que soy su tio. Aquella noche que salimos a cenar, s enotaba un poco inquieto. Nos pasamos un buen rato jugando videojuegos publicos y vimos una pelicula en el cine. Ya en el coche de regreso a casa, al estacionarme y despedirnos, se quedo en silencio, platique con él diciendo que confiara en mi, que por muy grave que fuera el asunto me tuviera confianza d eun padre (a falta de este). Al fin rompio el silencio, me informo que en días pasados en las duchas de la escuela sostuvo tocamientos con su mejor amigo, que esta situacion le habia quitado el sueño por varias noches, y que se encontraba confundido debido a que su amigo le habia hecho varias invitaciones a dormir en su casa, y a lo cual mi sobrino habia rechazado, por pudor. Me quede helado, mi sobrino es un jovencito muy lindo, pero nada afeminado, asi que le dije que no le contara nada de esto a nadie, y que son cosas que ocurren, asi que lo mejor seria que no se mortificara y que era mejor hablar claro con su amigo. Se fue mas tranquilo, peroe sa noche no pude dormir, soñando a mi sobrino desnudo, teniendo relaciones con otro hombre y to observandolos.

El dia en que mi cuñada me encargo cuidar de su hogar pues ella, salia de la ciudad, y para que Ernesto, mi sobrino no se quedara solo esa semana, decidi mudarme alla por esos dias, pero hubo un error de comunicacion. Llegué por la tarde con una pizza para cenar, abri el departamento con las llaves que mi cuñada me proporciono, y note que no habia ruido de la television, asi que pense que Ernesto estaria fuera, me dirigi a la cocina y guarde algunos limentos cuando un zuzurro me hace poner el oido a mil. Provenia de la habitacion de mi sobrino. Camine despacio para no hacer ruido, acerque mi oido y efectivamente alguien estaba quejandose dentro de la habitacion, pero eran ruidos emitidos no por una persona, asi que decidi cautelosamente acercarme mas para oir. No habia duda, es esa recamara estaban teniendo relaciones sexuales, mi pene se endurecio por instinto, asi que me quede escuchando mas, la calentura me domino y abri un poco y despacio la puerta, al modo que pude observar. Me sorprendi al ver la espalda sudada de un jovencito, con unas nalgas redondas y blancas que se movian al compas de la exitacion, el jovencito estaba parado sobre la cama un poco inclinado haciendo fuerza al momento que metia y sacaba su verga en el culo d mi sobrino Ernesto que estaba empinado de rodillas con el culo al aire sobre la cama, en esa posicion no podian verme, asi que no me perdi detalle.

Los gemidos de mi sobrino y los gritos de placer de aquel muchacjo me pusieron el bulto entre mis piernas duro, tanto que casi salia de mi pantalon. El jovencito seguia con su mete y saca a gran velocidad, escuche que mi sobrino entre gemidos decia "Toda, Victor, la quiero toda", el jovenmcito solto un gran chorro de leche sobre la espalda de Ernesto, otro chorro y un poco mas, tras gritos de exitacion. Mi sobrino voltio su cuerpo masturbandose, pero se sorprendio al verme en la puerta, los dos jovenes reaccionaron y yo no hice mas que poner mi cara dura como molesto.

Ernesto no supo que decir, el jovencito rapido tomo su ropa y trato de salir pero se lo impedi.

- ¿Asi que te gusta cogerte a mi sobrino?
- No señor, no diga nada a mis papás por favor.

Aproveche en un reflejo mi oportuniodad asi que actué.

- Esto merece un castigo severo, asi que te pagare d ela misma forma.

Comence a tocar las redondas y duras nalgas del jovencito quien estaba paralizado de miedo, me desvesti de inmediato y con mi boca lami su culo dejandolo lubricado de inmediato, lo empine y lo obligue a mamar la verga de mi sobrino, mientras con mis dedos preparaba el camino en su trasero. Mi sobrino estaba caliente a mas no poder mientras su amigo le mamaba la verga. Ya no pude mas y penetre al virginal joven en un metesaca fenomenal, me vine de inmediato sin sacar mi verga de aquel joven, asi que deje mi leche dentro de él. Despues fui con mi sobrino y le di una penetrada enloquecida, sin decir agua va solo lo coloque y lo ensarte, estaba loco de calentura asi que esa noche disfrute el sexo con dos jovencitos. A mi sobrino le descargue mi leche en su espalda. 

Al terminar no dijeron nada y el amigo de mi sobrino se fue despues de vestirse, no sin antes recomendarle que las joterias no eran buenas y que fuera la ultima vez. Mi sobrino se quedo mudo, le dije que fueramos a la ducha. 

Ahi lo obligue a darme una mamada que termine con la leche en su boca, despues ya nadie menciono el asusnto, él me sigue teniendo mucha confianza. Aunque en algunas noches solos nos tocamos, ya no hemos tenido relaciones. 





Asaltantes






Tome la curva con precaución, la carretera estaba resbalosa debido a la lluvia que caía. Los faros iluminaban el trayecto solitario en medio de la noche. Aquella vez regresaba a mi ciudad después de un partido de futbol que se efectuó en otra ciudad el fin de semana, los demás integrantes del equipo ya se habían regresado, yo me quede un tiempo más a disfrutar del fin de semana. 

Para el viaje decidí ponerme unos jeans vaqueros que recién compre y una camisa también vaquera de manga corta. Me gustaba porque hacia resaltar mis pectorales formados a base de ejercicio y los pantalones enmarcaban mis piernas. Apague el auto estero, porque a lo lejos vi una silueta que pedía un aventón, me sorprendió verlo bajo la lluvia en esa necesidad. Mientras me acercaba observe que era un hombre de unos 35 años con sus ropas empapadas, su cabello recortado y ligeramente moreno, más bien como bronceado. Yo con mis apenas 25 años encima y mis buenas costumbre no podía dejar aquel pobre hombre a su desgracia. 

Me orille al acotamiento y se acerco a mi ventanilla, me explico que a él y su amigo s eles había descompuesto el coche y que habían avanzado caminando pero la lluvia se había convertido en tormenta. Mire por el retrovisor y vi otra silueta, se acerco un segundo hombre que ante son había observado, también con unos 35 años encima, pero este era blanco con cabello rubio, unos ojos color miel y empapado como su compañero. Desactive el seguro de las puertas traseras y los invite a subir, ambos en la parte posterior, volví a tomar la carretera y charlamos por algún tramo. Eran agradables y de platica amena. 

De pronto el moreno coloca una pistola en mi cuello y me obliga a salir de la carretera tomando un camino vecinal, lodoso que temí atascarme. Llegamos hasta una humilde choza en apariencia abandonada y encañonado bajamos hasta su interior. El moreno me mantuvo amagado con el arma mientras el rubio revisaba mis pertenencias en el coche, encontró mis tarjetas y algo de dinero en efectivo. Para tomar seguridades dije que si no fuera por el arma yo mismo les habría puesto una tunda, pero me llevaban ventaja por la, pistola. Se carcajearon y entre ellos me insinuaron que tenían armas mucho mejores, el moreno me ato por detrás las manos mientras observe con incredulidad como el hombre rubio se desvestía quedando en pelotas completamente, no logre controlar mi erección e hicieron chistes sobre mis gustos, el moreno hizo lo propio despojándose de sus ropas, comenzaron a pasar sus miembros sobre mi rostro. Estupefacto alcance a oler aquellos miembros que lejos de darme asco, algo en mi interior me hacia desearlos. 
El rubio abrió mi mandíbula y metió su miembro exigiendo que lo mamara, obedecí de inmediato mientras el moreno me desvestía, dejándome desnudo, comenzó a lamer mi ano, era un placer recorriendo mi columna vertebral. Dejo mi ano y se unió al otro para que yo mamara las dos vergas. Lo hice con placer, aun amarrado de mis manos. El rubio tomo mi cuerpo y loa como de tal forma que el moreno me daba de comer su verga, mientras él jugaba con mis nalgas, sentí como poco a poco sus dedos dilataban mi hoyito, hasta que lentamente metió su verga haciéndome sentir en el cielo. Estuve penetrado por ambos lados, era una experiencia única, comprendí que en efecto esas eran sus mejores armas, y la sabían usar. 
La verga del moreno tenia un sabor delicioso, sentí las manos del rubio en mis hombros empujando con fuerza mientras yo recibía todo su miembro en mis intestinos; escuche al moreno solicitar mi culo, asi se intercambiaron posiciones y me comí la verga blanca, mientras un palo mucho mas grueso y grande que el del rubio me abrió aun mas el ano, fue esplendido, este si me montaba con furia, quería desgárrame el culo de una embestida, tomando impulso con sus pies, ensartaba fuerte su miembro, haciéndome ver estrellas de placer. Me levantaron entre los dos y me llevaron al jardín maltrecho, en plena lluvia, me empinaron con el rostro al césped y sentí que se turnaban en penetrarme, mientras el agua caía sobre nuestros cuerpos. Mi culo se lubricaba con el agua de la lluvia y ellos la sabían aprovechar muy bien. El moreno me follaba locamente de pronto con el miembro ensartado se detuvo, sentí unos dedos explorar mi culo, después la punta de la verga del rubio, ¡intentaban coger mu culo al mismo tiempo!, cerré los ojos esperando el dolor, en efecto un dolor se apodero de mi al recibir la segunda verga, sin piedad la metió toda, quedando solo sus bolas rozando mis nalgas. Entre ellos dos se dieron un beso ya que habían quedado frente a frente de pie, y yo empinado en medio de ellos, penetrado por las dos vergas, lamian sus lenguas mientras mi culo se acostumbraba a los dos toletes. Comenzaron a meter y sacar al mismo ritmo, me volvían loco, quise por un momento liberar mis manos para cooperar, pero así era su juego, y yo era su victima. 

Grite de placer con todas mis fuerzas, ellos también gemían extasiados. Se corrieron dentro de mi culo, cuando sacaron ambos las vergas, escurrió la leche como si mi ano fuera un manantial de mecos, se sonrieron entre ellos, tomaron mi cuerpo y se turnaron para mamar mi verga, explote con un torrente de leche sobre sus rostros. Se sacudieron un poco el césped pegado a sus cuerpo y dediando sus propios traseros entraron riendo a la cabaña. Quede tirado en el césped bajo la lluvia. 

Ya no recuerdo más, amanecí en un hospital de la cruz roja, un buen samaritano me había encontrado inconsciente y desnudo en el camino, el medico me dijo que había sido violado por 5 ocasiones en una sola noche y la ultima violación había sido apenas escasas 3 horas, y ya eran la 11 de la mañana. Me sorprendí, y comprendí que el buen samaritano, si es que solo fue uno, no me había socorrido inmediatamente, sino mas bien había gozado mi cuerpo inconsciente antes de reportarlo a la cruz roja. Caras vemos, calenturas no sabemos. 

El doctor que me atendió era apuesto y muy varonil, me dio una sonrisa y salió de la habitación del hospital, yo estaba adolorido, arrastre mi brazo para tomar el vaso de agua de la mesita de al lado y algo viscoso sobre el colchon se embarro en mi mano. Observe y lo olí, ¡era esperma! 
Con una gasa limpie mi mano y la arroje al cesto de basura de junto, mas me sorprendí al ver un condón reventado y lleno de esperma dentro del cesto. Sonreí para mis adentros, aquel doctor había hecho de las suyas antes de que yo reaccionara, la cogida que me dio debió haber sido brutal ya que el condón se había reventado y esparcido la leche por todos lados. Ojala un día lo pueda comprobar en mis cinco sentidos, y probar la verga de ese doctor plenamente.

Me dieron de alta y he transitado muchas veces por aquel tramo de carretera, mas no he vuelto a encontrar a aquellos asaltantes, que lo confieso, están muy bien armados.

Si te ha gustado el relato podes contactarme: puestoambulante@yahoo.com.mx 





                                    Encuentro e-mail que hice realidad




Fue una estocada que me hizo sentir su grueso y alargado pene ingresando por mi dilatado ano. Con su mano derecha acariciaba mi pene, mientras realizaba movimientos cadenciosos que me hacían gemir de gusto. 

Es Christian, mi nuevo compañero sexual que lo conocí por el chat, luego de poner un anuncio que quería disfrutar con algún activo. Me interesó su propuesta “quiero conocerte” y como repuesta le envié varias de mis fotos al desnudo. 

“No lo puedo creer como tu eres que hasta me masturbo cuando las veo en mi laptos”, me respondió con un deseo sexual desesperado de hacerme el amor, en varios de sus e-mail. 

“Bueno tengo casi 30 años los cumplo en abril. Te diré que me considero caliente y muy complaciente. Me gusta hacer cosas jamás vistas experimentar y mas aun que todo fluya entre ambos”, detalló. 

Me relevó que gusta de las relaciones normales sin promiscuidad. Caricias al igual que mordidas y mamadas de todo ¡que rico¡. “Hasta creo que me estoy mojando de escribir esto y ver tus fotos”, me confesó. 

Lo llamé a su oficina acordamos una cita para conocernos y luego de platicar fuimos a un sitio que Christian tenía reservado. Su virilidad se notaba en su pantalón blue jean que quería romper su boxer y cremallera. 

Me pidió que me sentara junto a él en el sofá y fuimos acariciando nuestros cuerpos que calentaba el mío, mientras me quitaba de a poco la ropa. Le dije que iba al baño a ducharme y me siguió, con deseos de follar mi trasero. 

Se inclinó y empezó a saborear con su boca mi pene que estaba erecto. Le dije que era pasivo pero siguió lamiendo el glande y todo lo que podía disfrutar con su lengua hasta la garganta. 

Luego empezamos a bañarnos juntos mientras el jabón se confundía con caricias en nuestros penes y espuma. El agua de la ducha fue más excitante y Christian me pidió que también saboreara su deliciosa verga. 

Me dijo que le gustaban experiencias excitantes y nuevas luego de ser heterosexual. Yo también le confesé mi bisexualidad que es cuestionada por mi compañera sentimental. Pero el calor de nuestros cuerpos era más intenso a punto de ebullición que nos envió a la cama. 

Entre sábanas y almohadas seguimos mamando nuestras vergas hasta que Christian no soportó follarme y me puso estilo perrito. Su pene parecía el mango de un látigo con ganas de castigarme con su grueso glande. De la gaveta sacó crema y una caja de condones y se ubicó un protector, mientras untaba crema alrededor de mi anillo anal que se abría a la lubricación de su dedo. 

Me dijo que le gustaba mientras ingresaba de a poco su verga hasta que sentí su pieza de un solo empujón adentro, haciéndome reeditar épocas anteriores de sexo con un macho. Su ritmo sexual era para mi de satisfacción que parecía una mujer entre sus brazos, su pieza y su cuerpo. 

Luego cambiamos de posiciones cada vez más locas que pasamos por sillas, sofá, el suelo, la mesa, el baño que poco nos faltó salir a la calle. En un momento me pidió que también lo follara porque le gusta también sentir pene. 

“Con ese culo y estos pitos que tenemos es para hacer locuras”, me decía en el oído y entonces asumí la posición de activo, aunque no me gusta pero logré introducir mi verga en su trasero. 

Cada vez me pedía más y trataba de complacerlo hasta que mi fluido seminal fluyó como un torrente represado que se detuvo abruptamente en el condón y que Christian, lo quitó para absorberlo con su boca. 

Su deseo de terminar lo sentía también en su verga y luego de ubicarme boca abajo en la cama, me tiró por todos lados hasta que su semen espeso se disparó. Las horas nos quedó cortó para este primer encuentro repetido de sexo acariciado entre dos hombres que se encontraron en la Internet para hacer realidad sus fantasías reprimidas como una mujer. 







                                      Revisión cachonda de examen




Esta experiencia me ocurrió en la universidad poco antes de navidad, cuando fui al despacho del profesor para revisar un examen parcial que habia suspendido. Cuando llegue al despacho, me di cuenta de que era el unico que habia ido. Tras 5 minutos de espera abrió la puerta y al verme allí esperando m e dijo que pasara. Yo entre y me puse de pie frente a su mesa. 

Tras dejarme el examen en la mesa para que lo revisara, el se fue andando hasta situarse detras mia. Estaba tan cerca que notaba el aire de su respiracion, pero yo pensaba que el tambien estaba mirando el examen, por tanto no le di importancia, hasta que se acerco un poco más, lo suficiente como para notar su paquete rozando ligeramente mi culo. 

Poco despues me agarro de los hombros y empezo a hacerme un masaje, muy relajante. Yo en ese momento deje de mirar el examen, y entonces aprovecho para agarrarme fuerte por la espalda rozandome ya con su paquete de forma más notable, y pude notar la fuerte erección que guardaba bajo sus pantalones. Yo en ese momento no pude reaccionar, y no dejaba de mirar a la pared. Entonces empezo a acariciarme los pezones, y poco a poco fue bajando acariciandome el estomago y poco despues me agarro muy suavemente el paquete, y empezo a mover las manos sigilosamente para masajearme la poya y asi lograr ponermela cachonda, lo cual la verdad no le costo mucho. 

Tras un rato así, me desabrochó los pantalones, dejandose caer. Entonces se quito sus pantalones y empezó a frotarme el paquete con mi culo, pudiendo ya notar el fuerte calor que desprendia su gran poya tiesa. entonces me apoyo con la mesa, me quito los boxer, y empezo a lamerme mi culo, con una pasión y profundidad tal, que empece a sentir un enorme placer, empezando a soltar lgunos ligeros gemidos. Tras un rato medio la vuelta y me agacho frente a su paquete, entonces le quite su boxer (de un color blanco que transparentaba la piel) y empecé a lamersela con toda mi energía, empezando primero por el prepucio mientras le acariciaba sus enormes y colgantes huevos, y después metiendole un dedo por el culo hasta que empezo a gemir de placer. Tras un rato se corrio en mi boca sintiendo ese liquido jugoso y tibio por toda mi boca. Entonces empece a jugar con su semen dentro de mi boca, mientras me levantaba y empezamos a besarnos apasionadamente dejandole saborear su propio semen, mientras notaba como me empezaba a gotear porla barbilla. 

Entonces se apoyó en la mesa y me pidió que le penetrase hasta dejarle sin aliento. Ante tal orden primero me agache a lamerle su precioso agujero del culo, y tras tenerlo bien lubricado, le meti mi poya 100% cachonda en su culo empezando a sacarla y meterlatodo lo más salvaje que podia intentando que entrara en todo momento hasta el final. Asi hasta que esparcí todo mi semen en el interior de su culo. Desspues le mantuve en la postura, para esperar que mi corrida empezara a gotear, momento en el que volvi a agacharme para succionar mi semen como si del veneno de una cobra se tratase, mientras le empecé a pajear otra vez, notando que con los gemidos de mi cabalgada se habia vuelto a poner cachondo. Tras succionarle todo el semen y mezclarlo con el que mantenia en mi boca de su corrida, espere a terminarle la paja, corriendose descontroladamente sobre mi examen que reposaba en la mesa. 

Tras esperar un poco a recobrar el aliento, y esperar a volver en sí, volvimos a besarnos para saborear la mezcla de semen que almanezaba en mi boca, para despues tragarnoslo. 

Tras la emocionante experiencia, y yo todavía un poco incredulo, empezamos a vestirnos sin decir nada. Tras arreglarnos, cogio mi examen chorreando de su semen y me dijo:

-Este es el mejor examen que me ha hecho un alumno en toda mi vida de profesor, asique date por aprobado, y por favor pasate otro dia para revisar lo que me pidas. 

Tras esta experiencia, creo que voya valorar más la uni, y creo que a la vuelta de vacaciones me pase a preguntarle para cuando colgara la corrección de notas. Eso sí, para esa ocasión me pondré el tanga blanco/transparente que me he comprado en estas navidades. 











______________________________________________________________________


Incesto, cojiendo con mi hermano   RELATO NUMERO 2  






Soy José, soy el menor de tres hermanos, mis dos hermanos mayores estudian fuera de la ciudad a nivel universitario. 

A mi me tocaba ya entrar a la universidad, había salido con buen promedio de la preparatoria, así que mis padres me dejarían ir a estudiar a cualquier lugar que yo quisiera, claro que la universidad en la que estudiaban mis hermanos me encantaba y es a donde decidí ir. 

Mi hermano mayor vive con su novia y el que le sigue vivía con unos amigos que rentaban juntos, sin embargo, como yo iba a estudiar ahí, decidimos rentar una casa juntos. 

Sin hacer muy largo el cuento, la primera noche que dormimos en esa casa ocurrió algo que deseaba hubiese ocurrido desde hace mucho. En realidad mi hermano me calentaba mucho, es alto, atlético y varias veces le había visto su verga deliciosa, con la que soñaba cada noche. 

Esa noche estaba dispuesto a intentar que por lo menos me dejara mamarsela. A propósito cuando me metía a bañar dejé toda mi ropa y la toalla en el cuarto en el que yo dormiría, para tener de pretexto de salir desnudo del baño. 

Mi hermano se encontraba en la sala, viendo una película que había bajado de internet. Yo salí del baño desnudo y con el cuerpo escurriendo, pero mi hermano no me había visto ya que al parecer la película estaba muy entretenida. Pero eso no me importó, fui a mi cuarto me sequé y me puse solo unos boxer, sin camisa y nada mas que mis boxer y me fui a sentar con él a ver la película. Cuando me vio me quiso decir algo pero no se atrevió. Ya estaba harto, la oportunidad de mi vida se me estaba yendo de las manos. Él traía un shorts corto y una camiseta sin mangas, su shorts era algo aguado. Hacía yo cualquier movimiento para tratar de incitarlo pero nada parecía quitar su vista de la TV. No soporté más, estaba sumamente caliente, quería tener su verga en mi boca, así que me lancé sobre su verga sin darle oportunidad de reaccionar, lógico él se retiró rápidamente y me preguntó que si qué me pasaba, a lo que yo le explique que quería mamársela, que por favor me hiciera ese favor y se negó rotundamente, pero mi calentura era tanta que me quité mi boxer y froté mi culo en su entre pierna y aunque él no lo quería rápidamente se le notó una erección enorme, me tiró contra el sofá y se calentó tan rápido que se bajó su short sin ni si quiera lubricarme me metió su verga deliciosa. 

Su respirar era rápido y el vapor que emanaba de su boca me ponía mas caliente, me besaba la espalda y solo escuchaba como sus testículos golpeaban en mis nalgas. En realidad me dolía pero al fin mi hermano me estaba culeando, y era sabroso también. Me tiró completamente boca abajo y su verga entraba en mi culo con más fuerza cada vez, cuando sentí que iba a terminar le dije que no sacara su verga, que se chorreara dentro de mi, pero no me hizo caso, no se animó... en cuanto sacó su verga de mi culo sentí la leche correr en mi espalda. Se levantó y se alejó de mi como estando arrepentido de haberlo hecho, me voltee y lo miré a los ojos, se veía confundido, como yo estaba sentado en el piso y él de pie, si verga me quedaba justo a la altura de mi boca y no desaproveché la oportunidad de mamarlo, y mi hermano parecía un poco mas de acuerdo con lo que hacíamos, así que dejó que se la mamara, se sentó en el sillón mientras yo de rodillas le mamaba la verga que tenía sabor a mi culo... estuve así por un rato hasta que me decidí sentarme sobre su erecto palo y él accedió sin problemas, me levantaba y sentaba para que su verga penetrara mi ano, me encantaba al igual que a él. 

Así estuvimos por mucho tiempo, yo tenía el control, así que cuando me dijo que se venía y que me retirara, yo me abrasé contra su pecho ya sin camiseta para que no me quitara y seguí haciendo el movimiento de arriba a abajo hasta sentir el caliente líquido en mi culo... su gemido fue de tanta satisfacción que me agradó... esa noche dormimos juntos y por la noche de pronto me despertaba cuando mi hermano me metía sin preguntar su verga, al parecer le había encantado... 

Eso lo hacemos seguido, y la verdad es genial, aunque no digamos que somos Gay, porque él tiene novia y yo salgo con una chava, algunas noches me coge, y cada vez más rico... 



           ((relato numero 1))           






Hola, mi nombre es Carlos González y soy de Mexico DF. Actualmente tengo 24 años, pero mi primera y única experiencia gay sucedió con mi vecino hace unos años.


Mi vecino se llamaba Josue y tenía mi misma edad. Eramos muy calientes y siempre andabamos rentando películas porno para verlas en su casa, pues sus padres trabajaban y jamás estaban. Veíamos las películas y nos hacíamos chaquetas, así le llamamos en México cuando nos masturbamos, pero nunca pasabamos de eso. No obstante, un buen día rentamos, por error, una película gay. Siendo relativamente sanos, no teníamos ni idea de que se podía hacer eso, y mucho menos por ahí...


Nos empezamos a calentar mucho, a hervir por tratar de ser más exactos, y el me dijo que si quería probar eso. Le dije, muy caliente, que sería divertido. Estaba muy, pero muy nervioso, y el también, pues no sabíamos ni como o por donde empezar. Ambos conocíamos nuestros penes de cuando nos hacíamos chaquetas, pero jamás habíamos cruzado la línea de tocarnos mutuamente. Casi al mismo tiempo ambos tomamos el pene del otro y comenzamos a chaquetearnos mutuamente. Le pregunte si sabía donde guardaba su papa los condones y si podíamos tomar unos, por lo que subimos rápidamente al cuarto de sus padres y los encontramos en el cajón de la ropa íntima de su madre. Oh sorpresa, sólo quedaba uno! Aún así decidimos probar.


Mi amigo Josué ganó cuando jugamos "Piedra, papel o tijera" para ver quién penetraría a quién. En comparación, el pene de Josué era como el 60% del mío, por lo que pensé que no me dolería, pero como dolió! Mi ano era, y sigue siendo, bastante estrecho y nunca se nos ocurrió siquiera usar algún tipo de lubricante, mucho menos dilatarnos un poco antes de hacerlo. Josué se vino casi inmediatamente. Yo estaba que ardía y le dije que yo también quería probar. Y en eso Josué dijo algo que a la fecha me sigue dando risa: ¿y si le damos vuelta al condón?


Y así fue, le dimos la vuelta al condón y lo re-usamos, sólo que ahora sobre mi pene. Penetré a Josué y para sorpresa mía a él no le dolía tanto, parecía aguantar más el dolor. Igual que él me vine en cuestión de minutos. Después de eso nos metimos a bañar. No sé si era porque ya nos habíamos venido y ya no estabamos calientes, pero no nos tocamos más durante el baño, se empezaba a poner raro el ambiente. Por unos días no nos hablamos.


No obstante, a los dos o tres días después Josué me contacto para salir a jugar. Realmente quería rentar otra película, y yo también! Las películas eran sólo un pretexto para calentarnos y hacernos el amor. Probamos de todo, desde darnos mamadas en posición 69, hasta dedearnos mutuamente el ano mientras nos masturbabamos mutuamente. Sin embargo, y después de varios meses de encuentros, empezaron a surgir diferencias cuando Josué se empezó a dar cuenta que le gustaban más las mujeres. A mi también me gustaban las mujeres, pero Josué también!. Poco a poco nuestros encuentros se fueron disipando y ahora me doy cuenta que quizá fue porque Josué no era realmente gay, solamente un chico calientoso, mientras que yo era más bien bisexual.


Nunca me preocupe por buscar proactivamente, pero jamás pude vivir otra experiencia similar. Sin embargo, lo sucedido con mi vecino me dejó marcado de por vida. Hoy en día encuentro atractivo a uno de aproximadamente 100 hombres, pues soy más hetero que gay. Siempre sueño con volver a tener una experiencia como esa, en donde la relación surja de la nada y se convierta en algo maravilloso, lleno de confianza y seguridad, pero cada vez pierdo más la esperanza. 


Un saludo a todos los que encontraron a mi experiencia interesante. Si tienen algo similar que contar con gusto pueden hacerlo a charlyDF81 (arroba) yahoo.com


Ps. Josue, si lees esto ya sabrás quien soy. Perdi tu contacto desde que nos mudamos de casa. No dudes en escribirme si alguna vez llegas a ver esto. Para distinguirte de los demás puedes decirme tu apodo, que sólo tu sabías, jaja.